Tomar las fotos puede ser la parte más divertida de la fotografía. Sin embargo, cuando conocemos el mundo del revelado y del copiado, descubrimos que son instancias tan creativas como las de capturar imágenes. El modo en que revelemos y copiemos nuestras fotografías, impacta y modifica el resultado final de cada imagen. ¡Es como volver a sacarla! Con este “tutorial revelado blanco y negro” te guiaremos paso a paso a través de todo el proceso, incluyendo los tiempos de revelado de negativos.

Para revelar nuestras fotos 35 mm blanco y negro, necesitamos los siguientes materiales:

  • Tanque revelador
  • Termómetro
  • Cronómetro
  • Dos recipientes limpios
  • Tijera
  • Productos químicos

Existen dos tipos de tanques de revelado: de aluminio ó de plástico. Para revelar un sólo rollo ó dos al mismo tiempo. El tanque de aluminio puede resultar más difícil de usar, ya que enganchar la película es un poco más complicado. Pero en compensación,  es un material que no se altera con los productos químicos. Mientras que el de plástico, puede verse afectado con el tiempo. Recomendamos el tanque de aluminio. Sin embargo para empezar, se puede utilizar uno de plástico.

El termómetro puede ser específico de laboratorio ó cualquiera que mida con exactitud la temperatura a partir de los 16º. Los efectos químicos pueden variar notablemente al cambiar su temperatura.

Cómo Hacer El Revelado De Tus Negativos En Casa

Antes de empezar es importante asegurarnos de tener todos los materiales que necesitaremos al alcance, para no sufrir demoras durante el proceso del revelado.

  • Colocar la película en el tanque de revelado.

El primer paso, es colocar la película en el espiral de nuestro tanque. Esto se realiza en un lugar absolutamente oscuro – el mínimo haz de luz puede velar el negativo -. Es importante no tocar la emulsión y sostener la película por los costados mientras la vamos enhebrando en el espiral.

Terminado este paso, colocamos el espiral dentro del tanque y lo cerramos bien.

Ahora, ya podemos encender la luz. 

Los tanques de revelado, también se llaman “trampas de luz”. Ya que tienen un orificio por donde podremos introducir los químicos, sin que entre un solo haz de luz.

  • Los químicos

El proceso de revelado consta de cuatro pasos: revelador, detenedor, fijador y lavado. Cada producto químico cumple una función distinta, que varía según la temperatura del producto y el tiempo que esté en contacto con la emulsión.

Cuando compramos un rollo blanco y negro, es importante no tirar la caja en la que viene, ya que en su interior nos informan sobre los tiempos de revelado de negativos.

Los productos químicos se preparan diluyéndolos en agua. Las proporciones de producto y de agua son indicadas por el fabricante.

Una vez que tenemos los químicos a la temperatura indicada comenzamos a verterlos dentro del tanque.

Tutorial Revelado Blanco Y Negro

Primer Paso: Químico Revelador

Primero introduciremos el químico revelador. Este producto será el que haga aparecer la imagen en nuestra película. Cuanto más tiempo tengamos la película sumergida en el revelador más fuerte será el revelado. Es decir, las partes negras se pondrán más negras y las partes blancas más blancas. Esta decisión es un segundo momento creativo. Más allá de las tomas que hayamos hecho. Porque cambiando el tiempo ó la temperatura de revelado, cambiamos la apariencia de nuestras fotos.

Es importante agitar el tanque a pequeños intervalos durante el tiempo que el revelador esté en contacto con la película, haciendo suaves movimientos circulares. La razón de agitar es importante porque el revelador se va agotando a medida que actúa sobre la emulsión. Al agitar el tanque, nos aseguramos que el revelador esté homogéneo y actúe en todas partes por igual.

Siguientes Pasos: Químicos Detenedor Y Fijador

Una vez cumplido el tiempo de revelado, volcamos el líquido en un recipiente limpio e introducimos el químico detenedor ó “baño de paro”. Como su nombre indica, su función es detener la acción del revelador. Para este paso podemos utilizar también agua.

Dejamos actuar el detenedor 1 minuto 1/2, también agitando suavemente y lo retiramos volcándolo en otro recipiente limpio.

A continuación, introducimos el negativo en el fijador durante 6 minutos. Es importante ir echando todos los productos suavemente y asegurarse de que el tanque quede lleno.

Una vez pasados 6 minutos de fijador ya puede abrirse la tapa del tanque porque la película fijada ya no es más sensible a la luz. Retiramos el fijador y lavamos la película con abundante agua.

Ya podemos mirar nuestro negativo.

Lo retiramos del espiral del tanque y con una pinza lo colgamos en un lugar seco y libre de polvo. Una vez seco, lo cortamos en tiras y lo guardamos en una hoja portanegativos.

Ya con nuestro “tesoro” en las manos, podemos ir a deleitarnos al laboratorio fotográfico para continuar con el proceso creativo en las copias.

Laboratorio Ó “Cuarto Oscuro” De Revelado Y Copiado

En el laboratorio pasaremos las imágenes de nuestro negativo a papel, para obtener nuestras fotografías. Debe ser un lugar con las siguientes características: instalación eléctrica – para enchufar la ampliadora -. Agua corriente – para lavar nuestras fotos -. Y la posibilidad de oscurecerlo absolutamente – para no velar el papel fotosensible -.

Trabajaremos en el cuarto oscuro con una tenue luz roja que no vela nuestro material fotosensible, diseñada especialmente para tal fin.

El proceso del copiado, al igual que el revelado, tiene dos instancias. Una óptica – utilizaremos una máquina llamada ampliadora para proyectar la imagen en el papel -. Y otra química, pasaremos el papel por diferentes químicos para que la imagen aparezca.

Copiado A Papel Fotográfico

El primer paso, es introducir nuestro negativo en la ampliadora que funciona como un proyector. Pero en vez de proyectar la imagen a una pared, la proyectaremos al papel fotográfico, que al igual que el negativo es sensible a la luz. Con la luz apagada, expondremos el papel durante un tiempo determinado dependiendo del tipo de imagen que estemos copiando.

Una vez hecho esto, nuestro papel se verá aún blanco, pero su material fotosensible, tendrá impresa la imagen.

Ahora introduciremos el papel en una cubeta con revelador – hará aparecer la imagen -. Luego por el detenedor – frenará la acción del revelador -. Y luego por el fijador – fijará la imagen al papel -.

Después de haber fijado la imagen, podremos encender la luz para corroborar si la exposición es de nuestro agrado. Si no lo fuera, no te frustres, ni te pongas nervioso como el hombre la fotografía anterior. Deberás repetir todo el proceso con un nuevo papel virgen, variando el tiempo de exposición en la ampliadora y eso es todo.

Una vez lograda la imagen es importante lavarla en abundante agua y colgarla para que se seque.

Te animamos a probar esta experiencia. ¡Tiene mucha magia y no te vas arrepentir!

Por último, vale mencionar la cantidad de videos que hay en YouTube sobre este tema, solo debes elegir el que más te guste y que resuelva tus necesidades. 

 

También puede interesarte:

“Fotografía Estenopeica: Que Es Y Como Se Hace”

“Como Hacer Tu Propia Cámara Estenopeica Casera”

 “Como Revelar Tus Fotografías Estenopeicas Vos Mismo” 

“Fotografía Analógica: Un Clásico Que Debes Experimentar”

“Características Específicas De La Fotografía Analógica”